Duchas accesibles: Adaptaciones para un envejecimiento sin limitaciones

A medida que vamos envejeciendo surgen necesidades que requieren adaptaciones específicas en nuestro entorno para mantener, no solo nuestra seguridad y comodidad, sino también la independencia y autonomía. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente una de cada tres personas mayores de 65 años sufren caídas cada año. Estas caídas pueden tener consecuencias graves, como fracturas óseas, discapacidad a largo plazo e incluso la muerte.

Estas cifras nos guían para la preparación de la vejez, donde al combinar la preparación física y emocional con la adaptación del entorno doméstico, podemos crear un ambiente seguro y confortable que apoye un envejecimiento saludable y activo. Uno de los lugares más importantes para abordar estas necesidades es el baño, donde la combinación de superficies resbaladizas y movimientos delicados puede representar un riesgo significativo de caídas en personas mayores. De hecho, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), más de un tercio de las lesiones por caídas en personas mayores ocurren en el baño. Este dato nos alerta sobre la importancia de tomar medidas preventivas.

Importancia de la preparación para la vejez 

La preparación para la vejez cobra especial relevancia al ir considerando la mejora de nuestros espacios, entre ellos, la importancia de un baño accesible. Más allá de ser un simple detalle, se convierte en una necesidad fundamental. Incorporar características que prioricen la seguridad y el confort es esencial para asegurar la autonomía y la calidad de vida de las personas mayores en su hogar. 

Un baño adaptado a las necesidades de las personas mayores no solo mejora su bienestar físico, sino que también contribuye significativamente a su bienestar emocional. Proporciona un espacio donde pueden mantener su independencia y privacidad, lo que enriquece su calidad de vida y les permite disfrutar de una vida más plena y autónoma en la comodidad de su hogar.

Prevención de caídas en la ducha: Abordando factores físicos y externos

Para prevenir caídas en el baño, es crucial abordar tanto los factores físicos como los externos que contribuyen al riesgo. En cuanto a los factores físicos, las adaptaciones del baño, como las barras de agarre y las superficies antideslizantes, son fundamentales.

El baño representa un espacio donde la funcionalidad, comodidad y seguridad son fundamentales. La disposición del espacio y la inclusión de elementos como una ducha amplia y accesible pueden transformar esta área. Sin embargo, la seguridad en el baño es de suma importancia. Las superficies resbaladizas y los espacios estrechos pueden representar riesgos, especialmente para personas de edad avanzada o con movilidad reducida. Por ello, la instalación de barras de agarre, el uso de alfombras antideslizantes y la incorporación de asientos en la ducha son medidas importantes para garantizar la seguridad de todos los usuarios.

En LivUP, hemos desarrollado un enfoque integral para mejorar la seguridad y el bienestar de las personas mayores, incorporando elementos y tecnología no invasiva que ayudan a crear un entorno más seguro. En este punto destacamos a nuestro colaborador duchasegura.cl quienes proporcionan diversos elementos que ofrecen estabilidad y apoyo, reduciendo el riesgo de caídas. Además de su servicio principal de rebaje de tina, que adapta la bañera existente para facilitar el acceso y la salida de la ducha, ofrecen una gama de accesorios como asientos de ducha, barras abatibles y protectores de salpicadura de agua.

Javier Orellana - Fundador Ducha Segura y Yazna Gutiérrez - Fundadora LivUP

La tecnología también es un factor que incorporamos cuando se trata de personalizar mejoras en el baño, a través de nuestra plataforma, brindamos un sistema de seguridad en el hogar diseñado específicamente para las necesidades de los mayores. Desde sensores de caída en el baño, hasta alertas de intrusión y botón SOS, nuestra tecnología está diseñada para detectar y responder rápidamente a cualquier emergencia que pueda surgir, permitiendo a las personas mayores mantener su independencia en casa.

En resumen, garantizar un baño seguro para nuestra vejez es una responsabilidad que no podemos ignorar. Al integrar adaptaciones físicas con tecnología innovadora, podemos crear un entorno doméstico que no solo prevenga lesiones y promueva la independencia, sino que también brinde tranquilidad tanto a las personas mayores como a sus familias. En LivUP, estamos comprometidos con este enfoque integral, brindando soluciones personalizadas y confiables para mejorar la seguridad y el bienestar de las personas mayores en sus hogares. Juntos, podemos hacer del envejecimiento una etapa de la vida marcada por la seguridad, la comodidad y la dignidad en el hogar.

Related Posts